ARQ. ROMANA. De la República al Imperio: los contactos con Oriente. Los baños públicos en Roma: termas

Reanudamos la publicación de entradas tras una pausa a causa del período navideño. Hoy vamos a hablar del paso de la República al Imperio en Roma. 


1. La conquista de Macedonia y la monumentalización de Roma


A) CONQUISTA DE MACEDONIA:
Roma seguía siendo a finales del siglo III a.C. una ciudad que dejaba mucho que desear desde el punto de vista monumental, en comparación con las grandes capitales helenísticas de la época, como por ejemplo Atenas o Alejandría. Sabemos a ciencia cierta que en el año 182 a.C. el monarca Filipo V de Macedonia y la corte de Macedonia, criticaban la fisionomía de la ciudad de Roma, carente de edificios públicos y privados importantes, carente de pórticos, de grandes plazas... etc. Era en aquel entonces Roma una ciudad atrasada desde el punto de vista monumental. 
Esto va a ir cambiando en el siglo II a.C. y tiene mucho que ver la evolución que se produce en la mentalidad de buena parte de la aristocracia senatorial, sobre todo a partir de la intervención de Roma en los asuntos de oriente. El contacto directo de Roma con la cultura helenística fue básico a la hora de cambiar la mentalidad de los romanos más tradicionalistas. Podríamos destacar incluso una serie de hechos puntuales que fueron muy importantes a la hora de producir un contacto de la cultura de Roma con la de oriente helenizada:
  • La victoria del general romano Quinctius Flamininus en el 197 a.C. sobre Filipo V de Macedonia, en la batalla de Cinocéfalos. Al año siguiente de esa batalla, en los juegos panhelénicos de los juegos Ístmicos, se proclama la libertad de los griegos.
  • En el 168 a.C. Emilio Paulo vence a Perseo de Macedonia en la batalla de Pidna.
  • Otro hito, en el 146 a.C. Roma destruye la ciudad de Corinto, y a partir de ese momento Grecia se convierte en una provincia bajo dominio de Roma (también destruye Cartago). Esto supone una cantidad ingente de mano de obra, riquezas... que van llegando a Roma. Riqueza entre las que se encuentran esculturas y arte, que van a ir cambiando la mentalidad. 
  • El año 133 a.C. el rey de Pérgamo Átalo III dona su reino a Roma.
Todos estos contactos, tanto diplomáticos como militares, provocaron que Roma se fuese empapando cada vez más de cultura, mentalidad y arte griegos/orientales. 
Pero para que se vea la importancia de estos contactos vamos a explicar uno de ellos en concreto, que la historia de la batalla de Pidna y el cónsul Lucio Emilio Paulo, conocido en Roma como "el macedónico".Era un político y militar vinculado con los Scipiones, fue incluso pretor en la provincia de Hispania Ulterior (en el año 191 a.C.). Precisamente a él se debe el primer documento epigráfico romano en Hispania (Bronce de Lascuta). Pero centrémonos en su papel en oriente, ya que sabemos que fue cónsul en el año 168 a.C., año que marcha a oriente para frenar el expansionismo macedonio.
En Macedonia por aquel entonces gobernaba Perseo, hijo de Filipo V, quien será el último rey de Macedonia, que gobernó desde 179 a 168 a.C.
Moneda de plata en la que podemos ver a Perseo de Macedonia - Imagen de dominio público
Perseo se creía en vida que era Alejandro Magno, y aunque nunca se le asemejó, si hay que decir que llegó a conquistar todo el norte de Grecia, llegando incluso a la ciudad de Delfos. Allí en el santuario de Delfos, Perseo mandó construir un basamento sobre el cual debería erigirse una estatua ecuestre de su persona. Esto no es un hecho extraño, ya que en Delfos habría cientos de estatuas de gobernantes, políticos, religiosos... etc., sería solo una estatua más de las que allí había. Pero cuando los romanos emprenden la campaña definitiva para frenar y conquistar Macedonia, van a desarrollar una campaña de propaganda genial, a manos de Emilio Paulo, quien recorre Grecia proclamándose como luchador a favor de la restitución de la libertad perdida a los griegos, frente al tirano Perseo quien buscaba eliminar su libertad y esclavizarlos. Esta campaña de propaganda fue acompañada, como es obvio, de una gran intervención militar efectiva, que acabaría en la batalla de Pidna con los últimos vestigios del reino de Macedonia. 
En el año 168 a.C. Lucio Emilio Paulo llega a Delfos, y allí ve el pedestal inconcluso de Perseo, y para dejar constancia de su acción libertadora, mandó que el pedestal se acabara dedicando a él como general romano libertador. 
Características del pedestal erigido en Delfos: pilar de 9,6 metros de altura, en la parte superior con un friso de relieves, y sobre la parte superior una estatua ecuestre de Emilio Paulo. Solo se han encontrado dos huellas sobre donde iba la estatua, así que el caballo estaría sobre dos patas. No se conserva nada de la escultura.
Pero es importante sus relieves, ya que es la primera vez que aparece en el santuario griego un texto escrito en latín. Los relieves tienen un gran interés desde el punto de vista histórico y arqueológico, narran la batalla de Pidna. Los relieves imitan el estilo helenístico, un fondo neutro, pero la intencionalidad propagandística política que tiene si es muy romana. También es importante ya que este relieve permite hacer un estudio de la indumentaria militar, pero la investigación arqueológica ha querido ir un poco más allá. 

Hay dos autores que nos hablan de de la batalla de Pidna, que son Plutarco y Tito Livio. Ambos coinciden en cómo comienza la batalla, según el relato ambos ejércitos en un desfiladero, un caballo romano se encabritó y se inició la batalla. Eso se ha querido ver en una de las escenas del relieve. También se ha intentado identificar la figura del propio Emilio Paulo, que sería probable que estuviese allí, y se ha identificado en función de sus rasgos retratísticos. Era de avanzada edad, con grueso cuello y doble mentón. Es uno de los precedentes del relieve histórico romano, y como es histórico pues tiene que representar los hitos más importantes.

La conquista de Macedonia trajo consigo la llegada a Roma de incalculables riquezas, personas, y obras de arte. Parte de estas riquezas serían empleadas en la construcción de una serie de templos y áreas sagradas. Una de las áreas construidas que se beneficiará de esta llegada tanto de riquezas como de influencias, va a ser el Área Sacra de Largo Argentina, en la cual se encontraban cuatro templos que se irán reformando y modificando en diferentes años posteriores (hoy denominados A, B, C y D -ver foto de abajo-, porque se desconoce exactamente a quiénes estaban dedicados). 
La cantidad de mano esclava, y riquezas, provocan una actividad urbanística que Roma no había vivido en los siglos anteriores. Roma ya no está conforme con ser una superpotencia militar, ahora también desea ser una ciudad monumental. Se van a reconstruir viejos templos, y van a erigirse otros nuevos, ya con una fuerte influencia griega, porque acompañando a esa mano de obra esclava llegaban arquitectos y escultores griegos para trabajar en Roma.
En este contexto de querer convertir a Roma en una ciudad grande urbanística al nivel de las helenísticas, encontramos el Área Sacra de Largo Argentina. Este conjunto monumental está construido fuera de la muralla de la ciudad, que se quedó pequeña. Esta zona nueva en la que se llevarán a cabo los trabajos se va a denominar “Campo de Marte Meridional” (mientras que el Campo de Marte Septentrional se urbanizará con la llegada de Augusto).
Mapa del área sacra Largo Argentina 
(Autor foto: sailko Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.
Este conjunto arqueológico saldrá a la luz en pleno siglo XX, entre los años de 1926 y 1929, que fue cuando se excavaron los 4 templos. Este conjunto ha sido bastante complicado de interpretar, porque cada templo es de un periodo diferente, ya que durante los siglos que siguieron sufrieron muchas reformas. La última reforma que sufrió el conjunto es del siglo III d.C., aunque también tenemos constancia de otra reforma llevada a cabo en el año 80 d.C., a manos del emperador Domiciano. Evidentemente la construcción es más antigua, del siglo II a.C., que es la que nos interesa ahora, y que fue estudiada en su día por Coarelli, arqueólogo italiano.


B) LOS TEMPLOS Y PORTICUS MINUCIA (ÁREA PAVIMENTADA SACRA):
De los cuatro templos podemos destacar que están alineados en batería, tienen una orientación este–oeste, y todos tienen una cronología diferente (ya que 3 de ellos -el a c y d- de ellos, ya existían con anterioridad al año 100 a.C.). Vamos a ir viéndolos en orden cronológico respectivo a su primera fase de construcción. Así pues, los templos son los siguientes:

- TEMPLO C: el más antiguo de todos, es el templo C, se remonta al siglo VI a.C.
  • La primera versión del templo tendría, obviamente, las características del templo etrusco-itálico de aquella fase: alto podio, sin columnas en parte posterior...etc., realizado en tufo de grotta oscura. 
  • Después, tras la batalla de Pidna, el templo se reformará, bajando el podio.
  • Por último, en época imperial romana, terminará siendo un templo de orden corintio, adaptado ya a los nuevos gustos de aquella época. 
  • Posiblemente el templo estaría dedicado a la diosa Feronia, que es una diosa relacionada con fuentes y los bosques, aunque no se puede afirmar con total seguridad. 

- TEMPLO A: el siguiente templo que se construye después del C, es el templo A, de la segunda mitad del siglo III a.C.
  • Originariamente no era más que un pequeño templo que seguía el modelo etrusco-itálico, que era próstilo y realizado en tufo de grotta oscura.
  • En época de Sila, va a ser reconstruido, y se le dota de un peristilo, de columnas corintias, y hexástilo. Como novedades en la reforma del siglo I. a.C., las basas y capiteles se elaboran en travertino. El resto del material es tufo recubierto de estuco. Evidentemente el templo al ampliar sus dimensiones, tiene un nuevo podio (más bajo) que se va a decorar con molduras helenizantes.
  • Este templo se ha identificado con la deidad de Yuturna (ninfa de las fuentes).

- TEMPLO D: el templo D, que se puede identificar con toda probabilidad con el templo de los “Lares Permarini” (protegían a los marineros), que fue dedicado en 179 a.C. por Emilio Lépido. Este edificio, va a tener una reconstrucción en el siglo I a.C., y sin embargo el aspecto que tiene el templo tiene rasgos de arcaísmo, como es el podio, la escalinata frontal, una pronaos muy desarrollada... etc.


- TEMPLO B: por último, el templo más reciente, es el templo B, que se ha podido identificar, por una cita de Varrón, con el templo de Fortuna, que fue dedicado en torno al año 90 a.C.
  • En su fase originaria era un tholos, con un peristilo de columnas corintias sobre un podio y cella circular, construido íntegramente con piedra de tufo para todo, excepto para los capiteles corintios y sus basas, que estaban realizadas en mármol de travertino. La primera versión del templo es una imitación de los tholoi griegos del siglo IV a.C., pero en un estilo que se le conoce como neoclásico.
  • En una fase posterior sufre una transformación, algunos expertos dicen que fue en época de Sila (siglo I a.C.), para otros fue en época de Domiciano (siglo I d.C.), transformación que consistía en derribar los muros de la cella y convertirlo en un templo pseudoperíptero.
Foto de los restos del templo B de estructura en tholos
(Autor foto: Alessio Damato Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 2.5 Generic, 2.0 Generic and 1.0 Generic license.

- ZONA PAVIMENTADA DEL ÁREA SACRA o PORTICUS MINUCIA: por último, recientes investigaciones han podido precisar algo más de la topografía de este lugar, se ha podido establecer que toda la zona va a ser pavimentada en el año 100 a.C., con un pavimento uniforme que engloba a todos los templos, como si fuese un conjunto unitario. Es decir, tres de los templos estaban en la zona, pero al pavimentar todo aquello, los templos parecen entonces que pertenecen a un mismo conjunto. Cuando se pavimenta esto, el templo B no existía todavía. Ese pavimento es lo que permite rebajar los podios de los templos para que se acomoden más a los gustos del momento. Ese pavimento era la “Porticus Minucia”, era un gran espacio abierto pavimentado donde se reunía la gente para recibir el reparto gratuito de cereal al pueblo romano.
A partir de este área pavimentada conocida como Porticus Minucia, en Roma se van a empezar a construir más pórticos, imitando las stoas helenísticas.

Ejemplo de estas stoas romanas o mejor dicho pórticos romanos, va a ser el Porticus Metelli, llamado así porque fue pagado por Metello. La ubicación de este pórtico va a ser el campo de Marte Meridional. Este pórtico se reformará y se construirá encima en tiempos posteriores, convirtiéndose en el Pórtico de Octavia en el año 27 a.C., ya que fue dedicado por Octavia, hermana pequeña del emperador Augusto. Los pórticos eran normalmente una plaza cuyo perímetro estaba techado, y permitía así en días de lluvia o mucho calor reunirse bajo ellos a comerciar o charlar. Este espacio también supone una innovación, porque la incorporación de plazas porticadas no existía a comienzos de época republicana.
El proyecto del Porticul Metelli surge cuando el propio Metello va que existe un templo dedicado a Juno (de principios del siglo II a.C.) en el Campo de Marte, y Metello que dispone de recursos económicos para ello quiere crear un templo paralelo. Pero además de crear un templo paralelo, busca también rodear al conjunto religioso de un área porticada, y a partir de ese momento todo recibirá el nombre de Porticus Metelli. Cabe destacar que el templo que financia Metello es también muy importante como hito de la arqueología en Roma, ya que hace uso del orden jónico y elementos griegos, así como usa mármol de importación del pentélico, lo que viene a suponer un auténtico lujo. El mármol griego y los elementos griegos (siglo II y I a.C.), que llegan con botín de guerra de las guerras de oriente. El orden corintio se usará en el pórtico cuando se remodele por segunda vez en tiempos de Septimio Severo y Caracalla (la primera remodelación recordemos que fue con Augusto). 
Todo ello lo sabemos hoy en día gracias a las fuentes arqueológicias (como la llamada Forma Urbis Severiana) y a las escritas. 


2. Los baños públicos romanos. Su estructura


En este punto vamos a hablar de los baños públicos romanos. Lo primero que hay que señalar es que mientras en la ciudad de Roma las termas aparecen en el siglo I, en la península itálica ya existieron termas desde finales del siglo III a.C., ya que tomaron como modelo las del mundo griego (recordemos que había ciudades griegas en la zona del sur de la península itálica y Sicilia). 
De todos los complejos termales que conocemos, el que hay en Pompeya es el más antiguo de todos, siendo las termas de Stabia interesantes como conjunto termal.

A) ESTRUCTURA DE LAS TERMAS:
Habrá dos fases cronológicas (por así decirlo), en la forma de concebir las termas, su funcionamiento y su espacio, dos fases que son:

- Primera fase: más corta, que solo dura el siglo III a.C. Durante este siglo la parte importante de una terma va a ser la parte dedicada a hacer ejercicio físico (con el tiempo se prefiere ir relegando más el espacio deportivo y aumentando el espacio de baño). Durante este siglo las termas se dividían tal que así:
  • Palestra: patio central al que se abrían todas las demás estancias y se podía practicar ejercicios físicos, a la que se acompañaba diversas bañeras de carácter individual y un peristilo para actividades deportivas. Nos ayuda a comprender que el baño se entendía como una parte complementaria al ejercicio gimnástico, ya que se bañaban después.
  • Zona de calentamiento del agua: se extraía el agua, se ponía en pequeñas piscinas o bañeras, y se calentaba el ambiente con braseros.

- Segunda fase: a partir de finales del siglo III a.C. las termas van a sufrir cambios enormes. Se transforman aumentando la zona de baño a costa de la palestra (zona deportiva).
Además, técnicamente las termas van a mejorar, ya que el gran logro de las termas en el mundo itálico es la invención de la calefacción sobre hipocausto, invención de finales del siglo II a.C. y principios del siglo I a.C. Precisamente es Pompeya la que nos va a ofrecer estos ejemplos con el sistema de Hipocausto (suelo hueco debajo, que se calienta con fuego y corrientes de aire).
Imagen donde podemos ver el Hipocausto o Suspensura de unas termas. El hueco que quedaba gracias al uso de pilares era calentado con fuego y con aire caliente, por lo que la gente que caminaba encima notaba el calor en el suelo. (Autor: Ohto Kokko Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.
This file is licensed under the Creative Commons Attribution 2.5 Generic license.
¿Cómo estaban estructuradas las termas modernas? (las de la segunda fase). Pues mirando los ejemplos que han sobrevivido al paso del tiempo medianamente bien, podemos decir que las termas cumplen unos nueve principios básicos, que son los siguientes:

1. Las termas como lugar de acceso público están cercas de los espacios concurridos, es una regla que se cumple, no tiene sentido apartarlas de los espacios habitados. El ejemplo lo tenemos en el caso de la ciudad de Stabia, que contaba con tres centros termales, donde todas estaban cerca de lugares concurridos:
  • Las termas Stabianas.
  • Las termas centrales (no acabadas de construir, ya que se produjo la erupción del monte Etna).
  • Las termas de la vía de la abundancia.

2. Tienen Palestra, el espacio deportivo, al aire libre. La palestra aunque perdió importancia respecto a los primeros tiempos, siempre siguió siendo un elemento imprescindible.

3. Natatio: es una piscina abierta para nado. El agua estaba a temperatura ambiente, no disponía de sistema de calefacción por hipocausto. 

Ahora una serie de estancias que siguen el modelo del hipocausto, es decir, este modelo “nuevo” de calefacción mediante fuego en el subsuelo y corrientes de aire caliente.

4. Horno, llamado praefurnium: había una estancia dedicada al horno para la calefacción. El horno proveía, mediante sistema de combustión, calor a la estancia más cercana. Este horno estaba en una habitación adyacente o también en un hueco debajo de las estancias principales, formándose una cámara de aire caliente. Además, las paredes de las termas estaban construida con ladrillos huecos, formando una cámara de aire en las paredes conectada con la habitación del horno, lo cual permitía que circulase el aire caliente y calentase las paredes. A esta forma de construir las estancias principales sostenidas sobre pilares encima de la habitación del horno también se le conoce como Suspensura.

5. Caldarium: a un lado y a otro del horno, es decir, en las habitaciones adyacentes o cercanas al horno (en este caso) nos encontramos con el caldarium. Obviamente por ser las salas pegadas al horno, son las salas más cálidas, en las que había también agua caliente. En estas salas se encontraba el labrum, que era una pila con agua fría para refrescarse en caso de estar la persona muy sofocada.

6. Tepidarium: son salas a continuación del caldarium, donde el calor llega, pero con menos fuerza, por lo que la temperatura es templada, es el tepidarium. En las termas de Stabia vemos un tepidarium decorado con estuco y relieves. También había agua en la cual bañarse.

7. Frigidarium: anexo a los tepidarium están los frigidaria. En este caso las 3 termas que se ven en Stabia tienen frigidaria, siendo todos de planta circular. Eran salas frías o muy frías, en las cuales podías tomar un baño. 

8. Apoditerio: es el vestíbulo que había en las termas para poder desprenderte de la ropa, ya que los baños se hacían desnudos. El apoditerio está anexo al frigidarium.

9. En otras termas (no en todas) está el Laconium, o baño de vapor. Es como una sauna, pero era exclusivo de termas importantes. 
Plano de las termas de Pompeya - Imagen de dominio público
Las letras en el plano indican lo siguiente: la letra A es el atrium, la B es el apodyterium (habitación para desvestirte), C es el frigidarium, D es el  tepidarium, E es el caldarium, F es la habitación del horno, la G es el tepidarium femenino, la H es el apodyterium femenino, la J  es el frigidarium femenino, la K es la habitación de los sirvientes encargados del atrium, y la M es la cámara para las personas encargadas del fuego de las termas.
Otras estancias que completaban las termas eran las letrinas (WC) y las tabernae (tiendas de alimentos y productos), que rodeaban a estos recintos termales.
Aunque una persona que entrase en una terma podía acudir o bañarse como quisiese, el orden del baño se hacía normalmente siguiendo una pauta: baño frío-templado-caliente y luego caliente-templado-frío.
Respecto al uso de los baños por parte de hombres y mujeres, hay que decir que había separación de sexos, o bien una separación física entre dependencias masculinas y las femeninas (lo cual era más caro, porque unas termas debían tener el doble de todas las salas, para mujeres y para hombre), o bien se recurría a una solución más barata cuando no era posible construir salas dobles para separar por sexos, en cuyo caso ambos sexos estaban separados por horario y calendario diferente. 


B) EJEMPLOS DE TERMAS EN LA CIUDAD DE ROMA:
Vamos ahora a citar unas cuantas termas destacables de la propia ciudad de Roma, ciudad a la que las termas llegaron mucho tiempo después de existir ya en el propio sur de Italia. Ejemplo de ello es que en Roma no va a haber una gran difusión de estos edificios hasta el siglo I a.C. En Roma en el año 33 a.C., en época de Agripa, había 170 termas, y 300 años después (finales del siglo III d.C.), había ya más de 1000 termas. Tras el siglo IV d.C., sobre todo en el siglo V, las termas entran en declive dejando de funcionar prácticamente su totalidad. 
De esta realidad tenemos una fuente interesantísima que nos ofrece una importante información: la Forma Urbis, en la cual a veces aparecen allí referidas las termas como Balnea (también como Therma). Gracias a la Forma Urbis y a las fuentes epigráficas podemos ver las principales características de estos baños en la propia ciudad de Roma:
  1. Aprovisionamiento de agua a través de los diferentes acueductos, algunos de los cuales estaban construidos ex proceso para algunas termas muy grandes. 
  2. Pequeños baños: había baños más pequeños (de una sola estancia), los cuales no llevaban ni incluso el nombre de termas, y sabemos gracias a un fragmento epigráfico conocido como Horrea Lolliana, que estaban por toda la ciudad. 
  3. Balneum Surae (compañero de Trajano), la existencia de estos baños cuya se conoce por fuentes epigráficas, además sabemos por Marcial, que Licio Sura (el dueño de estos baños), tenía su casa en el Aventino, una casa orientada hacia el Circo Máximo, y adosadas a esas casas las termas se abastecían del Aqua Marcia. Ninguna fuente nos dice si los baños fueron pagados por Sura. Todavía no se ha podido documentar arqueológicamente la ubicación de los baños de Sura.
Natatio de la terma romana de Bath reconstruida (Inglaterra)
(Autor foto: David Iliff -Diliff- Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.
This file is licensed under the Creative Commons Attribution 2.5 Generic license.
Las principales termas de la ciudad de Roma fueron las construidas por órdenes de los emperadores. Ejemplo de ello fueron las termas de Agripa, siendo las primeras grandes termas imperiales, y que se deben a Agripa, que las inauguró en el año 19 a.C. Estas termas van a romper con el sistema de la distribución de las termas pompeyanas clásicas (como las descritas arriba), a favor de un reparto axial de las diferentes estancias, es decir, en torno a un eje de simetría se situarían las distintas estancias. Las termas de Agripa estaban anexas al Panteón, en el Campo de Marte.
Pero poco después el emperador Nerón hace construir en la misma zona unos baños de mayor dimensión y de muchísimo más lujo. Tras esto, la sucesión de termas es imparable, por ejemplo el emperador Tito del año 80, en la colina del Monte Oppio, manda también a construir unas imponentes termas imperiales. De esas termas solo se conservaba un grabado del siglo XVI, hasta que se escavaron luego. A inicio del siglo II tenemos las termas de Trajano, más concretamente fueron levantadas en el año 104. 

Pero sin duda alguna, las termas más famosas de la historia fueron las termas de Caracalla, a inicios del siglo III, en el año 216. Fueron unas termas monumentales, que se encontraban en muy buen estado en el momento de su excavación en el siglo XVI. Desgraciadamente la familia italiana Farneses la excava con el fin de espoliarla totalmente para con sus materiales construirse un palacio y apropiarse de sus obras de arte. Las termas de Caracalla miden 337 por 328 metros, tenía 252 columnas (algunas más de 12 metros de altura), y sus hornos gastaban una media de 10 toneladas de madera al día para mantenerlas calientes. Eran tan grandes que necesitaron de un acueducto propio (construido ex proceso) que alimentaba con agua corriente esa terma.
Aquí se ve bien el sistema axial de distribución de las estancias, estando todos los espacios duplicados, repetidos a uno y otro lado del eje axial: dos  palestras, dos vestuarios... etc. (solo una excepción, la natatio que aparece en el centro). Además disponía de bibliotecas, salas de charla... etc. Se han conservado incluso las letrinas que siguen el ejemplo de otras letrinas romanas.
El frigidarium era de 58 por 24 metros, con bóvedas de crucería, que se apoyaban sobre columnas de granito gris traído de Egipto. El suelo eran mosaicos de altísima calidad de opus sectile, que el interior de estos cuadrados de mármol se decoraban con discos de granito y pórfido, y las paredes con mármoles de colores. Esta gran sala con bóvedas influye después en las basílica de Majencio o antes en las termas de Diocleciano.
En el siglo XIX los arquitectos que construyen la estación de tren de Chicago y la de Pensilvania de Nueva York, la hacen teniendo como referencia las termas de Caracalla. 
Restos del edificio monumental de las termas de Caracalla
(Autor foto: David Edgar Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.

C) BAÑOS PRIVADOS Y DE AGUAS SALADAS:
Empecemos con los baños privados, sobre los cuales hay que decir que están formando parte de las domi (casas particulares) más importantes de la ciudad, como la Casa del Fauno o Casa del Menandro. Estos baños privados existían en casi todas las ciudades, por ejemplo, en Hispania había también baños privados, como en Bilbilis (Calatayud) en el interior de una domus del siglo I d.C. En el ejemplo de la domus de Bilbilis vemos una pequeña piscina dotada bajo ella con hipocausto, y aledaño una letrina. Curiosamente este pequeño recinto está en lo que se conoce como el barrio de las termas, porque estaban al lado de las termas públicas. ¿Qué quiere decir eso? Que el propietario de esa casa construyó una terma como elemento de ostentación, ya que en la calle de enfrente tenía las termas públicas a las cuales podría haber accedido.

Respecto a los baños de aguas saladas, como es lógico, estaban situados en zonas donde se podía acceder al agua del mar. Ejemplo de estos baños son las termas de Craso Frugo en Pompeya. Este tipo de baños estaban más enfocados a las aguas medicinales y terapéuticas, eran baños de cura más que de ocio. Otra termas salada famosa era la de las de la bahía de Nápoles, o la de Ostia, conocida como las termas de Neptuno (por el mosaico del dios Neptuno en el suelo).
Si por un lado tenemos termas que aprovechan el agua del mar, otros edificios termales se colocaban cerca de manantiales de agua caliente, como eran los de Aqua Calidae en Caldes (Gerona).

Por último merecen unos breves apuntes hablar de los precios de los baños y la cuestión de su mantenimiento.
Tenemos muchas fuentes que hablan de ello, incluso algunas indirectas y epigráficas, como por ejemplo la inscripción del Pedestal del municipio romano de Cartima, donde vemos que en el ámbito local van a ser magistrados (normalmente) los que van a costear la presencia de baños en las diferentes ciudades romanas. No siempre estos magistrados costearán todo, a veces costearán la decoración, otras veces la reparación... etc. En el caso del municipio de Singilia Barba (cerca de Antequera), vemos en una inscripción a un ciudadano romano que costea la entrada a las termas, para que sea gratuita durante muchos años, como regalo a la población.

Hablando ya del ambiente, sabemos que había mucho jaleo dentro de las termas, ya que por su precio, muy barato o gratis, hacía que acudiesen a ellas muchísima gente. Marcial nos dice que valía la entrada un cuadrans (1/4 de un as, y para comparar, con un as y medio se podía comprar un litro de vino y pan). En época de Diocleciano el precio eran dos denarios (la moneda más pequeña de bronce de curso legal en la época), es decir, el precio era mínimo.

Y con esto terminamos por hoy, para seguir hablando sobre arqueología romana en la próxima entrada. Espero escribir las próximas publicaciones rápidamente. 

¡Feliz Lunes! - Hacer historia, aprehender la historia, aprendes la historia
16/Enero/2017

VOLVER AL ÍNDICE ARQUEOLOGÍA ROMANA


No hay comentarios:

Publicar un comentario