PREHª Península Ibérica: patrones de asentamiento y economía de los cazadores recolectores del Paleolítico Superior

1. Patrones de asentamiento en el Paleolítico Superior


En conjunto podemos decir que los patrones de asentamiento en el Paleolítico Superior no tienen grandes innovaciones respecto del Paleolítico Medio, pero si hay reajustes que posiblemente tengan que ver con la economía, como que el nivel de permanencia se redujese. 
Hay un incremento de asentamientos, lo lógico es pensar un incremento de población, que se aprecia en el magdaleniense superior, y eso coincide con un mayor incremento de población en la Zona Central, y un cambio en la estrategia de recursos subsistenciales en la Meseta (hay un incremento muy claro de yacimientos pero no cuantificables en el número de personas, es decir, hay más yacimientos pero no tiene que ser al 100% de posibilidades que hubiese más personas). 

Como venimos viendo, hay más concentración de población en la periferia peninsular, y si eso es así, los motivos de porqué hay más personas en la periferia son los mismos que para el Paleolítico Medio: 
  • La zona periferia tiene muchas cavernas. 
  • Más moderador el clima en la periferia frente al frío. 
  • Por culpa de la investigación, que está dirigida. 
Suponiendo que la distribución sea real, es una situación lógica y coherente por el clima y la orografía, es decir, el mundo físico-geográfico está influyendo en la distribución del poblamiento. 
Hay un uso preferente de valles fluviales (que atraviesan orografías calcáreas), sobre todo zonas medio bajas entre 100 y 250 metros sobre el nivel del mar, pero se llega a en torno a 1000 metros, que sería ya considerado alta montaña. 
Los yacimientos se encuentran con secuencias muy extensas que deben responder a una ocupación itinerante, aunque el régimen de movilidad se vería reducido con respecto al Paleolítico Medio. Hay datos de que el nivel de movilidad se pudo reducir por factores de carácter económicos:
  • Es la caza decíamos, como en el Paleolítico Medio veíamos una cierta tendencia por dos especies: la cabra y el ciervo, ahora con especialización de más del 90% de estas especies cazadas, lo que se traduce que si son animales con una movilidad muy limitada, y yo me especializo en esa especie, se reduce mi movilidad. 
  • También hay incrementos de recursos alternativos: pesca fluvial, recolección de moluscos (generalmente bajo)...etc. 
Luego hay ocupaciones de carácter ocupacional y de carácter logístico. Ahora vamos a ver los yacimientos magdalenienses (los asentamientos al aire libre son escasísimos). Yacimientos: 
  • Cuevas Chufín (Cantabria): son muy escasas las estructuras de habitación. Vemos estructuras de combustión. Dentro de la cueva tenemos un fondo de cabaña de dos metros de diámetro y suelo rehundido de unos 40 cm. 
  • Cueva de Morín (Cantabria): cabaña auriñaciense rectangular de 4 x 2,5m. Son estructuras artificiales dentro de cueva. 
  • La Garma A (Cantabria): vemos una división del espacio fundamentalmente en función de la desigual distribución del registro: vestíbulo, sala, y estructura. La desigualdad en el registro de este yacimiento está en el registro óseo, el lítico es escaso y no muestra variaciones tipológicas, así que se hace la división del yacimiento en función al hueso encontrado. En el vestíbulo tenemos un registro más limitado, equiparable el material óseo al lítico (algún procesado de carne, labores de talla). Hay una mayor cantidad de registro óseo en la sala en relación a la zona de estructura (sala mayor actividad procesando carne). La estructura está separada por una alineación de piedras intencionada, esta zona sería la de descanso porque hay menos registro. Está manchada de ocre. 


2. Economía en el Paleolítico Superior


Aquí vamos a ver un mayor número de modificaciones con respecto al Paleolítico Medio. Además vamos a tener que diferenciar distintos períodos a lo largo del Paleolítico Superior, sobre todo en el Cantábrico. 

2.1 Recursos subsistenciales: 

La carne sigue siendo un elemento básico en la dieta alimenticia en las poblaciones del Paleolítico Superior Peninsular, poblaciones cuyo interés está volcado en los animales de tamaño medio, cabra y ciervo, con niveles de especialización que sobrepasa el 90%, incluso en sitios donde hay muchas especies que cazar. Bajan las capturas de los bóvidos y équidos, y se desploman las capturas de la megafauna. 
El acceso primario predomina sobre el secundario, que va desapareciendo y está cada vez menos presente. Altitudes medias-baja en cuanto aprovechamiento de especies, ciervo en zonas arboladas, équidos en vegetación abierta, cabra en las montañas. Sigue siendo frecuente el aporte completo o diferencial, y las técnicas de caza debieron mejorarse tremendamente, si aceptamos la posibilidad que durante el solutrense apareciera el arco y el propulsor, tenor a la variedad y cantidad de puntas elaboradas en sílex y hueso, que favorece la penetración en la piel del animal. Sigue predominando la caza de adultos, aunque también hay capturas de crías o juveniles con las hembras (vemos que es verano principio de otoño). 
También aumenta el consumo de recursos alternativos, aunque siempre por debajo de la carne, aunque indica una economía más diversificada. Llegamos a ver yacimientos que se pueden calificar de concheros, aunque la carne sigue dominando. No sabemos nada de los vegetales. Pesca fluvial y aprovechamiento de costa siempre a lo largo del Paleolítico Superior, más o menos pero siempre presente. El conejo muy al final del Paleolítico Superior llega a cazarse en niveles altísimos, sobrepasa al ciervo y la cabra, pero no quiere decir que sea más importante (porque cazar 100 conejos es menos cantidad de carne que cazar un megaceros o un ciervo).
Hacía mucho frío, hay disminución del paisaje de bosque, y predomina el paisaje de estepa (bosque queda en zona resguardada).
Depósito de conchas de miles de toneladas. Es un ejemplo de cómo las poblaciones en la prehistoria explotaban intensamente este tipo de recursos.
(Autor: Kokopelado. Fuente: wikipedia).
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International, 3.0 Unported, 2.5 Generic, 2.0 Generic and 1.0 Generic license.

Ahora vamos a ver las fases del Paleolítico Superior una a una, con sus características específicas:
  • Auriñaciense hasta Solutrense Superior: primero hay que advertir que estas fases que voy a explicar son económicas, no coinciden con las fases culturales líticas en el tiempo. Pues bien, en este primer momento, hay una cierta diversidad en el régimen de capturas, los bóvidos y équidos menos, más cabra y ciervo. Aumento de los recursos alternativos, que se han incrementado con respecto al Paleolítico medio, lo que provoca una disminución de la movilidad. Las aves se incrementan, y más pesca como salmón y la trucha (fluvial), también moluscos (se aprovecha la costa). Mejora en las técnicas de caza: debieron provocar un mayor rendimiento, tenemos un repertorio bueno para la actividad cinegética, como las puntas de la Gravette, Font Robert, azagayas en hueso… hacen más daño lo que provoca una caza a mayor distancia, más eficaz y a su vez menos colectiva. 
  • Solutrense Superior hasta Magdaleniense Inferior-Medio: es la segunda fase de aprovechamiento de recursos. Lo que nos vamos a encontrar es un incremento en esa progresiva preferencia por la captura de determinadas especies, que se incrementa durante la etapa anterior, hasta llegar a niveles altos superando el 90%, en ocasiones en contextos en que el paleoambiente no impone esa tendencia (si solo hay de eso es normal que capturen eso). Las demás especies bajan (équidos, bóvidos…). Vuelve a chocar un poco que estas especies estén menos cazadas cuando el arte rupestre tenía una marcada preferencia por équidos y bóvidos. Los recursos subsistenciales alternativos aumentan, como por ejemplo moluscos (marinos o continentales), esta parte de la dieta poco a poco va teniendo una mayor importancia. Otro aspecto relevante de este período, es la gran diversidad y de puntas de elementos líticos que se pueden relacionar con la actividad cinegética (puntas de laurel, pedúnculo y aletas, sauce…), así como incorporación del propulsor y posibilidad del arco por análisis balísticos, que por su parte mejora apreciablemente en el rendimiento la actividad de caza. Todo esto se deduce a partir de las características que tienen algunas puntas de pedúnculo y aletas y con escotadura, con una longitud media de 35 mm, peso medio de 5 gramos, ángulos en 56 grados. Posibilidad corroborada por arqueología experimental, pero no hay registro donde aparezcan las puntas insertadas en flechas, solo es una propuesta avalada por la arqueología experimental. Habría dos manera de fijarlas para su utilización: se pueden fijar las puntas a la flecha con resina que pega con superficies rugosas, y se puede reforzar con un cordel. El palo tendría la punta roma y con su hueco para la inserción. Las aletas harían de tope en el momento del impacto para que haga más daño, y también hacen de arpón para que no se la pueda sacar el animal herido. Otro procedimiento de fabricación de flechas es partir de un astil apuntado, se hacen dos ranuras longitudinales, y se insertan dos puntas con escotadura, y se pone resina, lo que queda fuera es la parte no retocada de la punta. La punta se apoya en la base de la ranura y no puede retroceder (también hace de arpón), y permite montar una punta con cuatro filos. 
Punta de Pedúnculo y aletas. Esta punta está diseñada para ser engarzada en flechas
(Autor: $1LENCE D00600D. Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license.
  • Magdaleniense Superior: es el último período de esta evolución de la economía. Aquí cambian un poco las cosas, ya que los valores tan altos de cabra y ciervo, van bajando, y la especialización termina con el aumento de caza de otras especies como los bóvidos y équidos. Se sigue buscando la cabra y el ciervo pero se incrementan las otras especies. ¿Por qué ocurre? En principio no hay cambio paleoambiental acusado que sirva para la explicación de una menor caza de cabra y ciervo y más especialización. Esto coincide con un nivel demográfico que llega a un nivel muy alto durante el magdaleniense y sobre todo en el superior. Vemos en el aumento de población con más números de yacimientos de los que se deduce un aumento de población. Por este aumento de población, el régimen de especialización se pude ver como una situación de alto riesgo (tienen solo una cría la cabra y el ciervo, que pueden agotar, entonces deciden cazar otras cosas para no agotar los recursos). Quizás como contrapunto a esta explicación tenemos la zona del Mediterráneo, que se comporta de una manera conservadora, es decir, nunca llega a una especialización tan alta como en el Cantábrico, pero en cambio siguen volcados en la caza de cabra y ciervo durante períodos posteriores en el epipaleolítico. ¿Por qué si se abandona la especialización en el Cantábrico y no en el Mediterráneo? ¿Quizás más aumento de población? No se sabe. Incremento de recursos alternativos: aún más, aunque nunca alcanzan a la carne. Este incremento de recursos alternativos quizás se pueda inscribir en el incremento de la población, ejemplo de ello son aves, pesca básicamente fluvial (arpón parece ser que tiene mucho que ver en esto, moluscos, focas, aprovechamiento secundario de cachalotes ...etc.
En general, las tendencias son a una dependencia de cabra y ciervo, llegando a una especialización que muy al final del Paleolítico Superior se abandona (por lo menos en el Cantábrico). Incremento de recursos alternativos en general.


2.2 Recursos abióticos:

Aprovechamiento de madera y la piel, evidenciado por la traceología. Creciente importancia de la madera: se ve por los incrementos de elementos de sustrato (muescas y denticulados), que son elementos que la traceología relaciona con el trabajo de la madera, estamos en un momentos en la que la glaciación wurmiense se está yendo (más bosque, más humedad, más madera, más elementos de sustrato). 
Respecto a los  recursos líticos el sílex es el auténtico rey, hay ya poquísimo cuarzo cuarcita…etc., en los yacimientos, y esto es debido a exigencias de la propia tecnología (no se pueden hacer microlitismo con cuarcita). La necesidad del sílex queda patente en desplazamientos a más de 50 km. Yacimientos del cantábrico, el 50% del sílex se obtiene a 40 km, y algo más del 30% a 50 km. Hace falta un sílex de muchísima calidad, para poder hacer piezas de tallas por presión, precisamente durante el solutrense se incrementan las necesidades de este material, y ya no dejarán de incrementarse hasta después del Neolítico. 

¡Feliz Jueves!

No hay comentarios:

Publicar un comentario