PREHª Península Ibérica: arte parietal del Paleolítico Superior

El arte parietal está enmarcado dentro del mundo simbólico. El mundo simbólico del Paleolítico Superior es el aspecto que más marca diferencia entre el Paleolítico Medio y el Paleolítico Superior, ya que hasta entonces nunca se había dado el gran arte parietal. 
¿Cuándo comienza este arte? En el Cantábrico, donde ya hay pintura en el 40.000 BP, que ya había hombre moderno. En resumen, aunque los elementos de adornos ya aparecían en el Paleolítico Medio (conchas), ahora tenemos el primer arte rupestre y mueble (evidencia la existencia, entre las poblaciones del Paleolítico Superior, de modificaciones a nivel social e ideológico). 

Por cierto, no debo olvidar que el mundo simbólico también está compuesto por los rituales funerarios, pero a estos no les voy a dedicar una entrada específica por una razón sencilla: en el Paleolítico Superior de la Península Ibérica tenemos muy pocos. Tan solo decir que denotan un mundo ideológico y social distinto al de los neandertales. Hay inhumaciones individuales en fosa, son enterramientos muy sencillos, en los que puede estar el individuo en posición extendida o encogida, Vemos enterramientos en: 
  • Cueva Morín (auriñaciense): cerca de la cabaña que hablábamos. 
  • El Mirón (magdaleniense): es en cueva. Es un enterramiento sencillo, en algunos casos van acompañados de piezas líticas, y se incorpora el ocre, que pudo ser para dar color natural al fenecido.
Vamos pues a comenzar con la larga descripción del arte parietal ibérico paleolítico.


1. Cronología del arte parietal Paleolítico de la Península Ibérica 


Hasta que no hubo datación absoluta por C14, pero con la técnica conocida como AMS (Espectrometría de Masas con Aceleradores de Partículas), las dataciones que se hacen de las pinturas eran en base a los estilos. La técnica de C14 AMS permite analizar muestras con cantidades ínfimas de Carbono 14, y ya se podía coger una muestra minúscula de la pintura para datarla (antes hubiera sido un destrozo total).
Pues bien, a pesar de que hoy en día las dataciones antiguas que  se hicieron en función de los estilos están desfasadas y el C14 ha demostrado que no sirven, vamos a verlas aquí, ya que han sido un método que ha formado parte de la historia mucho tiempo. Hay varias personas que proporcionaron unas cronologías, y fueron las siguientes:

- H. Breuil: partiendo de la más o menos complejidad técnica y realismo, hizo una clasificación crono-cultural desde las figuras más torpes y simples (más antiguas) a las más modernas y bellas (más recientes). Tendría un carácter evolutivo lineal. Este señor dividía la cronología de esta forma:
  • Auriñaco-perigordiense: en este fase, según Breuil los motivos pictóricos que aparecían eran animales de perfil, patas muy lineales o incluso sin ellas, presentando unos cuernos en perspectiva torcida (cabeza perfil, cuernos de frente), manos en positivo o negativo, gruesos puntos, conjunto de líneas, figuras zoomorfas muy simples. Figuras por tamponado. Se ajusta con los tres primeros estilos de Leroi.
  • Solutreo-magdaleniense: en los inicios figuras de animales y esbozos negros, luego bicromía. El techo de los bisontes de Altamira es el paradigma de la excelencia artística para Breuil, que iría en esta fase. Esta fase se ajusta al estilo IV antiguo y reciente de Leroi, que vamos a ver.
- A. Leroi-Gourhan: si bien es también datación relativa, aprovecha sus importantes estudios técnicos, morfológicos, contextuales y topográficos de estas expresiones gráficas pleistocénicas para configurar una cronología basada en estilos, con carácter evolutivo lineal. Secuencialmente identifica lo siguiente:
  • Geométrico puro: trazos sueltos inconexos, en soportes muebles principalmente.
  • Figurativo geométrico: figuras zoomorfas con tendencias geométricas.
  • Figurativo sintético: figuras zoomorfas con pocos detalles, pero fácilmente reconocibles.
  • Figurativo analítico: los zoomorfos tienen una tendencia al naturalismo.
En cuanto a los estilos hay también una catalogación que sigue de la siguiente forma:

*Prefigurativo: corresponde con el geométrico puro, en momentos musterienses y chatelperronienses. Asigna esto al hombre de neandertal. 
*Estilo I: representación mediante trazos, vulvas, cúpulas, animales incompletos. A este estilo son las primeras pinturas. Corresponde al Auriñaciense, los grabados de la Cueva del Conde (Asturias) o el Abrigo de la Viña (Asturias).
*Estilo II: abarcaría el Gravetiense y el Solutrense inferior comenzarían a contratarse la organización de figuras (temática) en paneles seleccionados, aparecerían los primeros santuarios según el concepto de este autor. Se representan a los animales con una línea cervico-dorsal en S, cabeza/extremidades pequeñas, gran volumen de cuerpos, perspectiva torcida de los cuernos. Hay ausencia de detallismo. Hornos de la Peña (Cantabria).
*Estilo III: en el Solutrense medio y superior, llegando al Magdaleniense inferior. Misma línea en S, pero menos pronunciada. Más detalles, pero la desproporción se mantiene. La técnica de la tinta plana surge ahora. La Pasiega (Cantabria) y Nerja (Málaga) son dos buenos ejemplos.
*Estilo IV: 
  • Estilo IV Antiguo: coincide con el Magdaleniense inferior y medio. Las figuras tienden al naturalismo, con abundantes detalles (llegando hasta el pelaje), trazo en M para diferenciar el color del pelaje, sombreados...etc., se destacan ciertas partes del cuerpo. Se pueden señalar Altamira y Castillo (Cantabria), Tito Bustillo (Asturias), La Pileta (Málaga).
  • Estilo IV Reciente: Magdaleniense superior final. Mayor movimiento de las figuras, y menor detallismo de las mismas (más preocupación por el dinamismo).
- F. Jordá: de los años 60, y el problema de la categorización que él hace, es que solo sirve para el área del Cantábrico Él parte de H. Breuil, él analiza también el estudio de las técnicas empleadas junto con las superposiciones observadas, siendo uno de los principales pilares en que basó sus ciclos de representación, que son:
  • Auriñaco-Gravetiense: trazos digitales inconexos, animales grabados con trazo profundo (en lo que respecta a grabados). En la pintura hay figuras en rojo y algunas en negro de trazo ancho e irregular, las manos en negativo y los signos escudiformes, escaleriformes y claviformes (en forma de maza).
  • Solutreo-Magdaleniense: abarcaría hasta el Magdaleniense inferior. Tiene dos subetapas este período: Solutrense, donde vemos el grabado múltiple (en figuras completas), grabado estriado (en áreas concretas como el cuello) y el tamponado. Continúan las figuras negras y rojas. Signos rectangulares con subdivisión interna también son típicos de esta fase. Magdaleniense inferior: el grabado estriado iría decayendo mientras que reaparecería el trazo continuo. Surgen las representaciones polícromas.
  • Magdaleno-aziliense: antropomorfos grabados, figuras en trazo continuo (en grabado y en pintura), desaparición del trazo estriado y la presencia de figuras esquemáticas rojas.
Las dos primeras tentativas de ordenación cronológica, han sido aplicadas por la práctica totalidad de especialistas durante el siglo XX. Pero en la actualidad toda la controversia estilos y categorías, versus el C14 AMS ha ido decreciendo, ya que el C14 AMS ha ganado claramente la partida, dejando en evidencia todos estos estilos. Por ejemplo, fechas muy antiguas como las obtenidas en la cueva Chauvet (Francia) entre 32.000 BP y en la cueva Cosquer (Francia) en torno a los 27.000 BP, son apoyo a los argumentos que cuestionan los estilos. Los modelos de datación estilística sirven para identificar hoy en día convencionalismos y patrones formales que se repiten para ver tradiciones de representación vigentes en diferentes períodos de tiempo. Además, el evolucionismo lineal de Leroi tampoco es cierto, ya que hay cambios en los criterios de representación. 


2. Distribución geográfica del arte rupestre paleolítico de la Península Ibérica


Antes, la distribución en la Península Ibérica del arte parietal estaba muy polarizada entre Andalucía y el Cantábrico sobre todo. ¿Por qué esto? por la distribución de los paisajes kársticos, que es muy desigual, por lo que es en estos sitios donde mejor se ha conservado. Hay unas 150 representaciones rupestres en España, llevándose el cantábrico más de un centenar. En el Valle del Duero y Andalucía unos 15 conjuntos, y en el Arco Mediterráneo y la Sub-Meseta Sur no superan la decena de los mismos. Voy a explicarlo por zonas:

- REGIÓN CANTÁBRICA: esta región abarca desde el centro occidente de Asturias hasta la frontera de Navarra con Francia, aunque la zona de País Vasco y Occidente de Navarra tiene menos representaciones pictóricas. La gran mayoría de estaciones rupestres se localizan en zonas de altura media y baja (siempre inferior a los 600 metros sobre el nivel del mar), libres de fenómenos glaciares. Pueden tener yacimientos de habitación o pueden estar alejados de sitios arqueológicos. Las áreas costeras eran también áreas proclives para el asentamiento de los grupos. También los valles fluviales. No podemos valorar todas las manifestaciones gráficas paleolíticas de esta zona, porque hay una gran complejidad técnica, temática, estilística, contextual, cronológica…etc. Si se puede decir que no se documenta bajorrelive. 
Hay más representación de fauna cálida (bisontes y uros) y menos de fría. Hay mucha representación de ciervas, y en algunas zonas llega a dominar como en Covalanas (Cantabria), y suelen ocupar un lugar central en las composiciones. Hay símbolos simples y complejos (de este último claviformes y rectangulares subdivididos). Muchos claviformes de Asturias recuerdan a los de los Pirineos franceses. Cuando aparecen manos (casi siempre en negativo) aparecen en grandísima cantidad (Altamira). Los híbridos (hombre bisonte) los tenemos en la cueva de El Castillo.
Cueva de Altamira (sala de los polícromos)
(Autor: Museo de Altamira y D. Rodríguez. Fuente: wikipedia)
This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported license
La cantidad más grande de imágenes se circunscribe al Estilo III y IV. Las supuestamente más arcaicas son escasas. Vamos a verlos por estilos:
  • Estilo I: incisiones verticales del abrigo de La Viña y El Conde.
  • Estilo II: figuras de animales, en La Viña es un ejemplo e improntas de manos.
  • Estilo III: Covalanas, o La Pasiega (forman parte de la Escuela de Ramales), trazo rojo tamponado, preferencia temática por las ciervas, tinta plana para rellenar
  • Estilo IV: explosión expresiva de carácter gráfico. A partir de estos momentos la decoración de la cueva se pasa a partes profundas de la misma (Magdaleniense inferior y medio). Bicromía, ciervas de trazo estriado, por ejemplo en Tito Bustillo, Altamira, Castillo…
  • Estilo IV Reciente: El Castillo.
Las dataciones por C14 AMS, dice que los bisontes polícromos son bícromos, en Altamira de 14.000  años BP, en El Castillo de 13.000 años BP. Los signos rectangulares son de en torno a 15.440 años BP. Manos en negativo de Fuente del Salín en torno a 20.000 BP. En resumen, el Cantábrico es el área con más variabilidad, técnica, temática, cronoestilística.


- INTERIOR PENINSULAR (Mesetas y Extremadura) y PORTUGAL: los yacimientos son escasos y muy pocos han desvelado buena estratigrafía que indique amplio nivel de ocupación. Aún así, el ámbito meseteño no se contempla como un desierto demográfico. En esta región hay 18 grupos artísticos, divididos en 4 núcleos que son:
  • En el norte, en la zona de contacto con el valle del Ebro, el más destacado es Atapuerca. Muchas cabras representadas.
  • En el centro, cerca del sistema Central e Ibérico, cavidades decoradas, como ejemplo La Hoz. Muchos ciervos representados.
  • En el centro occidental (cuenva media del río Duero) Domingo García, en Segovia. Muchos uros y cabras representadas.
  • En el sur, por ejemplo, grabados al aire libre de Cheles (Extramadura). Predomina el ciervo (ciervas sobre todo).
Globalmente el animal dominante en la temática faunística es el caballo, seguido por ciervos, uros y cápridos, aunque llegan hasta rinocerontes lanudos. Los antropomorfos destacan en la Cueva de Los Casares. En líneas generales, se puede expresar que las zonas que conforman el arte paleolítico del interior de la Península, aunque comparten una cierta unidad (fauna, estilística…) también presentan rasgos diferenciadores (presencia/ausencia de antropomorfos y de fauna fría, cantidad de representaciones, uso de soportes) que lo ponen en relación con otras regiones próximas como hemos visto.

- EL SUR PENINSULAR (ANDALUCÍA): en dos zonas: desde Almería a Gibraltar por una franja costera, destacando la Cueva de Nerja (20.000 BP). En regiones interiores, por ejemplo, tenemos la cueva de La Pileta y Ardales (Málaga). En el plano temático: bóvidos, équidos, cérvidos y cápridos. Pocos pisciformes, pero hay en cambio incluso focas. La fauna fría está ausente en el registro. 
Los antropomorfos no son corrientes, si bien hay quizás figuras femeninas en la cueva de Ardales. 
La técnica usada es el grabado simple o múltiple, y la pintura lineal (negra o roja). Las tintas planas son muy raras. Manos en positivo en la cueva de Ardales.
Estilísticamente pertenecen al estilo II y III de Leroi, y estilo IV para los zoomorfos que tenemos en Nerja.

- EL LEVANTE MEDITERRÁNEO y el VALLE DEL EBRO: toda esta alargada área está jalonada de importantes depósitos sedimentarios de ocupación humana durante el Paleolítico superior. Entre todos ellos destaca la rica secuencia de El Parpalló (Gandía, Valencia). También Fuente del Trucho en Huesca con manos negativas en rojo y en negro son representaciones más características de la misma. También con otras figuras como caballos, signos múltiples. En Alicante tenemos Cueva Fosca, con imágenes grabadas de ciervos, caballos, bóvidos, signos lineales…. Casi todas las representaciones son encuadrables dentro de un estilo II-III de Leroi.

¡Feliz Jueves!  - Hacer historia, aprehender la historia, aprendes la historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario